Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Otras salidas

La Ciudad subterránea de Orvieto tiene una historia que data de los tiempos etruscos. Estas 440 cuevas que hoy en día pueden visitarse como atracción turística eran utilizadas por los etruscos como pozos de agua. En la época medieval, cuando la ciudad era atacada, estas cuevas también servían como refugios. Durante los ataques, se cazaban palomas para comer, algo que se transformó en hábito. De hecho, la palomba o piccione sigue siendo un plato tradicional en la región. Afortunadamente estas cuevas no debieron utilizarse como refugio durante la Segunda Guerra Mundial, ya que la frágil roca tufácea que la compone se rompe fácilmente.
El Pozzo di San Patrizio tiene más de 60m. En él se encuentran dos escaleras para las mulas que solían cargar el agua y una inscripción en latín que dice: “lo que la naturaleza no nos dió para sobrevivir, en este caso el agua, fue incorporado por la mano del hombre”. El Papa Clemente VII lo mandó a desplomar en el año 1527. Hoy en día los turistas pueden adquirir un boleto combinado para entrar al Museo di Emilio Greco y al Pozzo di San Patrizio
La necrópolis etrusca de Crocifisso del Tufo se sitúa a las afueras de Perugia. Existen sólo dos necrópolis etruscas abiertas al público en Umbria, y ésta es una de ellas. Cada cámara tiene grabado su propio nombre. El diseño de las tumbas refleja la organización de un plan urbano; y los artefactos encontrados en esta necrópolis se encuentran en exhibición en el Museo Claudio Faina e Civico, el Louvre y el British Museum entre otros.
En el Teatro Mancinelli todos los años en los meses de diciembre y enero se celebra el famoso festival Umbria Jazz Festival; igualmente, pueden apreciarse otras presentaciones de ballet y otros conciertos durante el resto del año también.
Orvieto cuenta con muchas tiendas que tienen a la venta vinos locales y otros productos típicos de la región, como las salchichas, el aceite de oliva, el queso y los hongos, así como también cerámicas y encajes. Via Garibaldi está repleta de tiendas; y de hecho es una calle peatonal, por lo que se encuentra permanentemente transitada.


 
Umbria